MAIKO TAKEDA

Foto: © Debi Del Grande

Björk es referencia cultural constante no sólo por su música y proyectos innovadores si no también por su flamante estilismo. Buscaba reseñas sobre el tour Biophilia del pasado verano y me topé con la imagen de una Björk sumergida en un montón de púas o agujas translúcidas que cubrían su cabeza y su rostro, al mejor estilo de las máscaras de Maison Martin Margiela. Inmediatamente busqué la información correcta para encontrar el nombre de Maiko Takeda.

 

Maiko Takeda. Fotos: © Vogue Japan

Joven diseñadora de joyería y sombrerería, metódica artesana, japonesa con formación artística británica y la responsable de aquel orgánico y punzante sombrero-casco que llevó Björk en algunas de sus presentaciones del tour estadounidense del Biophilia. Recién graduada del Royal College of Art de Londres, Takeda que ya tenía algo de reconocimiento como diseñadora de joyas, recibió el inmediato entusiasmo artístico (y el obvio respaldo publicitario) de Björk y luego del British Fashion Council, para convertir la colección Atmospheric Reentry en su trabajo más importante. Para el desarrollo de este concepto se inspiró en la ópera minimalista Einstein in the Beach (1976) de Phillip Glass, por la presencia de mantras, espirales musicales e imágenes futuristas. Su objetivo con respecto al usuario de sus diseños es que la persona que lleva una de las piezas viva experiencias mágicas en su cotidianidad, celebrando con amigos o en una vivencia íntima y surrealista mientras deambula en el salón de su casa.

Los sombreros, máscaras, viseras o tocados de Atmospheric Reentry aportan un halo ceremonial que enaltece a quien los lleva, como si de armaduras de cristal o de coronas extraplanetarias se tratara, creadas a partir de cientos de láminas de acetato con impresiones de gradientes de color y discos de acrílico. El uso de colores intensos en gradiente simula una especie de aura o nebulosa que abraza lo corporal y que flota alrededor de las cabezas. También mantiene ese aspecto orgánico, casi animal, como el de las orugas peludas o como el de una medusa de aspecto colorido y hermoso que si te roza la piel podría producirte un shock anafiláctico. A simple vista me costó comprender cómo las había hecho y tuve que leer el proceso de creación para aceptar que esas plumas de cristal no flotaban mágicamente, que no era simple y fantástico aire pintado si no que efectivamente eran estructuras sólidas.

Por otro lado, asociar la idea de armadura con el nombre de la colección “reingreso atmosférico”, me hace pensar en el concepto de protección desde un punto de vista espacial y corporal. En retornar a un lugar seguro, en volver (o reingresar) a esa atmósfera que además de ser mágica protege tu cuerpo y mente del exterior.

Maiko Takeda fusiona una detallada y preciosa artesanía con principios de la física, ampliando el diseño y la concepción del sombrero y la joya a otras categorías y así ofrece una complejidad artística que resulta muy emocionante.

Atmospheric Reentry

1525285_226406677532715_651915078_n

1510453_226406727532710_318764779_n

1487356_226406744199375_156057376_n

1480549_226406764199373_438294359_n

10344762_274115029428546_7409461478478895951_n

10372335_274115016095214_1485059234623665832_n

10268544_274115009428548_6142713222881933371_n

 

 

©Maiko Takeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *