EVENING IN SPACE | Daphne Guinness

 

Evening in Space parece el fragmento extraído de alguna ópera rock perdida en tiempos pasados justo en la escena donde la heroína, después de duras batallas y expediciones espaciales, se une finalmente con su imponente amante extraterrestre para consumir un acto sexual que da pie a la metamorfosis final de una Daphne Guinness inseminada bajo una atmósfera impregnada de colores saturados e imaginería kitsch pseudo erótica y extravagante.

Evening in Space es el primer sencillo del álbum debut de Daphne Guinness con su respectivo videoclip dirigido por David LaChapelle. Para quien no la conozca, es una artista británica e irlandesa, diseñadora, heredera y descendiente de los creadores de la famosa cerveza negra del mismo nombre. Es nieta de una de las hermanas Mitford, aristócratas del siglo XX, algunas conocidas como escritoras y otras por sus ideologías políticas en constante conflicto (algunas comunistas, otras fascistas). Durante su infancia se trasladaba con su familia a Cadaqués en Cataluña donde pasaban las vacaciones y tenían por vecinos a Man Ray, Dalí o Richard Hamilton. Se ha vinculado con varios artistas de renombre a lo largo de su vida y es considerada un ícono de la moda, amiga muy cercana de los ya fallecidos Alexander Mcqueen e Isabella Blow.

Ha unido fuerzas creativas en habituales colaboraciones con el fotógrafo Nick Knight de Showstudio donde han concebido una serie vanguardista de fashion films siendo ella misma la protagonista. Su etapa de cantante y compositora es reciente, en el 2012 saca el tema No Nirvana For Cooldom con un vídeo dirigido por el realizador Joseph Lally y el año pasado crearon en Showstudio otro vídeo experimental de un tema llamado Fatal Flaw en el cual ya se puede asociar su forma de cantar al estilo de Nico o Grace Slick.

 

Después de estos singles sueltos y participaciones aisladas en algunos casos como cantante lírica en proyectos con su también súper amigo Gareth Pugh, se concentra en una nueva faceta musical recientemente madurada donde parece explorar un lado más comercial, más abarcador, que invita a otros públicos, formalizando la producción de su álbum debut que verá luz en septiembre de este año.  El álbum ha sido producido por Tony Visconti quien ha trabajado toda la vida con Bowie (la influencia musical es obvia) y con otros como T.Rex y Morrissey. Visconti confiesa que no se esperaba mucho cuando Daphne se reunió con él para mostrarle su música pero al oír Evening in Space pensó que era el mejor tema que había escuchado en los últimos 20 años, así que decidió producir el álbum.

En el vídeo vemos un asombroso vestuario incluyendo piezas de la holandesa Iris Van Herpen, calzado de Noritaka Tatehana y ropa del propio y aclamado vestier de Daphne. Visualmente es inmediatamente comparable con la imagen de artistas como Lady Gaga y más en este vídeo por la estética LaChapelle aunque dicha comparación pueda irritar a algunos devotos de Daphne. Igual, no hay que olvidar que Daphne podría ser la madre de Gaga y que el huevo fue primero que la gallina, siendo Daphne en este caso, el huevo. La misma Lady Gaga ha mencionado repetidas veces la admiración y respeto que siente por ella y la influencia que ha marcado en su vida al igual que Isabella Blow.


En una reciente visita que le hizo Mickey Boardman director de Paper Magazine, a su casa y lugar de trabajo en New York, Daphne le contó que ha escrito trece canciones originales con la ayuda de Visconti, las cuales representan trece capítulos de su vida. De ser ese el caso podría confirmarse mi personal teoría inicial que esta canción Evening in Space y su vídeo forman parte de un musical cinematográfico sobre la sofisticada vida de Daphne desde su infancia en España rodeada de surrealistas hasta sus andanzas como poeta en la actualidad, dividido en trece actos ilustrados a través de metáforas fashionistas e iconografías del glam rock. No podría ser más perfecto.

No se considera excéntrica ni le interesa ser una estrella pop, solo quiere seguir escribiendo canciones. Su estilo exquisito de vestir parece dispar con su gusto musical que prácticamente se basa en las grandes bandas del rock clásico. En su conversación con Boardman comenta: “Mi mundo musical terminó en 1980 (…) para mi siempre ha sido clásico, Bach, Mozart y Chopin, o Jimi Hendrix, The Beatles, The Stones, Jefferson Airplane. Pero los más grandes para mi fueron The Doors”. Una lista del rock popular de toda la vida. Tal vez esos intereses de Daphne la conectan con una realidad menos elitista, una comunicación más directa con las masas, con los más jóvenes. Menos haute couture y más rock.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *